ENTRENADOR

PERSONAL

Entre las principales ventajas que ofrece el entrenador personal están:

  • El tiempo y el esfuerzo para conseguir objetivos y metas reales ya sean de deporte, rendimiento, salud o estética corporal es más corto si se compara con los métodos tradicionales, ya que se aprovecha al máximo el tiempo invertido en el entrenamiento.
  • La motivación está presente durante las sesiones de los ejercicios donde el entrenador personal estimula al cliente a seguir adelante en cada sesión, está constantemente apoyándolo a cumplir con el plan de entrenamiento y lo felicita por lograr metas que antes no las podía alcanzar.
  • El entrenador personal evita situaciones que pueden provocar que el cliente se lesione porque lo está supervisando continuamente en cuanto a la técnica de ejecución de cada ejercicio.
  • Está más pendiente de los estancamientos, muy usual en las personas que tienen bastante tiempo de hacer ejercicio y no ven resultados como al inicio. Para ello el entrenador personal monitorea detalladamente la intensidad, volumen, tiempos de recuperación y cargas para hacer ajustes a los planes y que el cliente siempre esté mejorando en diferentes aptitudes físicas como la fuerza, resistencia muscular, flexibilidad, agilidad o coordinación.
  • En los casos donde el cliente desea que el entrenador vaya a su casa o un parque cercano, no tiene que perder el tiempo en desplazamientos, ya que elige la ubicación que le sea más cómoda ahorrando tiempo y dinero.
  • El entrenador personal puede atender de manera específica ciertas situaciones como personas que tienen una enfermedad crónica (enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, artritis, artrosis, diabetes, entre otras). También personas que tengan como meta adelgazar o modelar su figura (controlando la dieta, los ejercicios adecuados y su ejecución correcta, modificando hábitos dañinos para la salud y fomentando los hábitos de vida saludable).
  • Le ayuda a mejorar su salud integral en muchos aspectos de la vida diaria y no solo físicos, ya que se ha demostrado a través de los años que la practica constante de actividad física mejora el rendimiento laboral, minimiza el estrés producido por el trabajo, ofrece una sensación de bienestar y de energía durante el día y aumenta el autoestima ya que al verse mejor frente al espejo, se va a sentir mejor y eso se refleja hacia las otras personas.